Fotografía: Mon OEil (Flickr)


Pasan las horas, 
mi mente te añora,
quedaste grabada en mi piel.
Susurros del viento me traen el ayer.

La casa está sola, 
mi cuerpo te implora,
llenabas del todo mi ser.
Ahora el silencio acompaña otra vez.

Repleta de luz,
 culpable del deseo eres tú,
te filtras por los poros, sólo tú.
Recuerdo que me invade en plenitud.

Pasan las horas, 
me habita tu aroma,
tus besos me hacían despertar,
mi cama no entiende de sueños si no estás.

El amor no perdona, aparece, nos guía,
aunque a veces podamos caer.

Espero encontrar tus abrazos, renacer.

Post a Comment: