Fotografía: Maxyeah (Flickr)

Unos duermen esta noche, 
otros callan su verdad,
dos se entregan como locos, 
hay quien llora para olvidar.
Sólo sé que yo me abstengo 
de entregar el corazón,
en él guardo los pedazos 
que componen lo que soy.
Déjame ser la ausencia 
que invade el alma,
ahora que mis mañanas hablan de ti.
Hoy quiero escapar, 
perderme entre mares,
marcar las notas 
que en cada momento recuerden quién fui,
volar por el cielo, 
como un gavilán,
e ir tan lejos 
que a cada kilómetro te olvides de mí.
Uno vende sus pasiones, 
otro muere en soledad,
dos se dicen mil te quiero, 
hay quien bebe su terquedad.
Sólo sé que yo me niego 
a dedicarte otra canción,
no habrá versos más sinceros 
que los que entono hoy.

Post a Comment: