Quiero derribar el muro
que separa tu cuerpo del mío,
escribir sobre tu pecho:
“somos libres de gritar al viento”.

No necesito trepar por las alambradas,
ni dejarme la piel cada mañana,
ni sentir que el tiempo
nos acribilla con sus manecillas,
como un francotirador
a la espera de una mala zancada.

Anhelo sentir cómo tu alma
se arropa entre mis brazos,
ahora que tanto precisa el calor
de quien siempre te ha amado,
en el instante que te desvives,
pues deseas seguir luchando.

Sería feliz cuando rompiésemos juntos
los carteles de “PROHIBIDO EL PASO”,
si las palabras sirvieran para unir nuestros lazos
e impedir que una vez seamos dos extraños.

 Foto: Adriano Agulló  

Derribar el muro de nuestra mente,
notar cómo el mundo se hace pequeño ante nosotros,
observar el horizonte,
en el que están escritos nuestros nombres,
y ser conscientes de cómo la vida es un sueño
donde debemos estar muy despiertos.

Quiero caminar a tu lado,
no percibir cómo el mundo te ahoga
dentro de un pequeño vaso,
pero sólo tú tienes la respuesta.

Post a Comment: