Home » » Ya no tengo miedo

Ya no tengo miedo


Cuando vienes, llenas de vida mi alma. En cambio, si te vas, me siento vacío y perdido. No te conocía hasta hace poco tiempo y, sin embargo, noto que siempre has estado a mi lado, acompañándome en cada paso, en todos los caminos. Y ya no, ya no tengo miedo, puesto que sé que en ti encuentro la mejor amiga que podía desear, el refugio en el que guarecerme cuando necesite sentirme menos solo.

No son tus ojos, ni tu boca, no es tu figura la que despierta en mí el mayor de los deseos, es saber que tu dulzura es capaz de sobrepasar cualquier frontera y notar que el mundo va lento cuando estoy contigo, como si las escenas fuesen pasando despacito; es despertar todas las mañanas y tenerte como primer pensamiento, la ilusión de dormir a tu lado y no querer salir de la cama nunca.

“Dices palabras muy bonitas”, responderás. No te lo discuto, pero déjame decirte que, por primera vez, mi corazón no está contaminado con falsas ilusiones y, como bien sabrás, he dejado a un lado los cuentos de príncipes y princesas, dado que la realidad es que tú eres tan como yo y pienso que sólo necesitamos ir escribiendo nuestro propio relato, día a día y afrontando la verdad.

Caerá la lluvia más fuerte que podamos imaginar, soplará el viento con una fuerza incontrolable, se marchitarán las flores flores que te regale, será la vida una senda poblada de obstáculos, pero juntos podremos superar cualquier momento difícil. Llamemos amor a lo posible de lo imposible, sin centrarnos absurdamente en quimeras, sin vivir viviendo un imposible.   

0 comentarios:

-->