Tengo cenizas en mi colchón,

versos corriendo por las líneas 
de nuestras viejas manos.



Hay mañanas nuevas 
abriéndose paso por las vías de las estrellas,
mientras la luna pide una tregua 
en estas noches inciertas.



Tengo un tiempo camuflado,
un desamor mal archivado,
ganas de ser de nuevo 
la luz que una vez soñamos.

Tengo una colección de utopías,
más de mil desdichas,
momentos extinguidos 
como lágrimas en la lluvia.

Nos creímos héroes 
en una batalla perdida,
quisimos acabar 
con los retazos de un corazón 
al que aún le quedaba vida.

Tengo el recuerdo
de quiénes fuimos,
dos seres que una vez
compartieron sus latidos.

Post a Comment: