Contigo
no existe el tiempo,
ni me noto perdido.
Vivo,
lucho y perduro,
no desfallezco
en el camino.

Quisiera soltar palabras
ancladas a mi garganta,
pero comprendo
que no siempre el viento
trae los aires que queremos,
que la existencia no entiende
de fórmulas precisas,
de números
con los que sumar siempre dos
en un momento.

Contigo no sé errar
y más me quiero,
Eres como una brújula
que me indica una buena ruta,
que me fortifica y alimenta,
por la que llego a sentirme querido. 

Post a Comment: