Home » » Clic

Clic

Podría ser un abrir y cerrar de ojos, un breve clic el que refleje cómo pasamos de un momento de la vida a otro. Así, de manera aparentemente sencilla, nuestras piernas nos encaminan hacia un futuro y tenemos la sensación de ver cambiado el curso de nuestro río existencial. Puede ser eso, pero realmente no hay palabras exactas.

 Camino, de Robert.

Lo que está claro es que ocurre, cerramos puertas en nuestra existencia, nos olvidamos de algunos episodios, a veces nos escondemos de quienes hemos sido, o bien, buscamos la vía más rápida y fácil por la que empezar a canalizar nuestra felicidad. Sin embargo, difícil es tomar la decisión de condenar a galeras aquello que hasta entonces, hasta ese día en el que no nos hemos atrevido a cerrar la puerta, nos ha hecho mal.

Una vez leí que somos lo que vivimos, resultado de nuestras experiencias en el día a día. No obstante, considero que, en ciertos instantes, cargamos con más de lo que debemos y, por este motivo, olvidamos cómo fuimos, para qué tomamos algunas decisiones, y perdemos de vista cuáles son nuestras metas. Eso duele mucho.

Por supuesto, hay buenas experiencias. A lo largo del trayecto, cuando pensamos que nada tiene sentido, aparece una razón que nos empuja a seguir adelante, pero creo que es realmente inquietante pasar años y años buscando un clavo al que aferrarse, una explicación inequívoca de por qué somos de esta manera y no de otra.

En muchas ocasiones tenemos la respuesta delante de nosotros y nos negamos a verla. El error no es cerrar una puerta, sino no estar dispuesto a cambiar una vez que se esté al otro lado. Es muy fácil creer que basta con darle a un botoncito para cambiarlo todo, cuando esa diminuta pieza está conectada a toda una maquinaria que da sentido a muchos de los pasos que damos.

No vamos a cambiar nuestro mundo, pero nunca es tarde para hacerlo más habitable.

0 comentarios:

-->