El tiempo es un elemento clave en nuestra vida. Conforme más pasa, más capaces somos de superar obstáculos, potenciar virtudes o hacer tabla rasa por ciertos aspectos que no nos han hecho bien. De igual forma, el tiempo suele convertirse en un atroz enemigo que nos impide vivir nuestra existencia de manera tranquila, sin miedo a qué pueda ocurrir.

Sin embargo, a la misma vez que le tememos miedo, hay veces que nos trae buenos presentes - nunca mejor dicho - y hace que miremos hacia delante con algo de optimismo. Como bien os dije en el programa 50, tres años ha cumplido Café y noche y muchas ilusiones me ha traído el tiempo desde que comencé a grabar. iVoox dispone de un sistema de estadísticas muy interesante, por medio del cual se puede observar qué países son los que más escuchan el programa, cuántas descargas tiene y cuántas personas lo han escuchado. Reconozco estar contento por haber comprobado que este programa funciona, aunque igual no produce el mismo efecto que con otros podcasts de más calado.

No me gusta alardear y no pretendo hacerlo. Sólo puedo asegurar que Café y noche, un programa que empecé sin planificarlo mucho, ha obtenido miles de descargas a lo largo de tres años, un tiempo que habría podido emplear en otras cosas. 

Llega un momento en el que uno se pone a hacer balance y en el que se pregunta qué debe hacer para sentirse realizado; este programa consigue que me sienta completamente dichoso y es una gran alegría saber que, para algunos de vosotros, supone pasar un tiempo feliz en vuestras vidas. Creo que no hay mayor satisfacción que la de ver que algo que haces es importante para muchas personas.

Igual el tiempo tiene sus aspectos negativos, pero estoy seguro de cómo me ha permitido llegar a vosotros, conocer vuestros gustos y marcarme metas con las que sentirme más completo. Por eso mismo, hoy quiero desearos la mayor suerte del mundo en todo aquello que os propongáis, ya que habéis hecho por mí bastante a lo largo de la trayectoria de este programa.

Post a Comment: