Home » » La vuelta ciclista o las vueltas que he dado

La vuelta ciclista o las vueltas que he dado

Esta tarde, tras una semana intensilla de curro, he decidido desconectar - en todos los sentidos -. He cogido la bicicleta que tengo y he salido hacia los Arenales de Elche - o eso pensaba yo -.
Justificar a ambos lados
Cuando estaba bajando una rambla principal de Elche, he visto que el camino - que debería ser transitable por personas con bicicleta, y no por vacas que andan pastando cerca del río - se cortaba de sopetón. "¡Menudo dilema! ¿Y ahora qué hago", me he dicho. Al final he dado con un camino que, ensimismado en que se dirigía hacia los Arenales - como suele pasar con estas cosas cuando uno es nuevo en un sitio -, llevaba a Santa Pola. Sí, ese pueblo santo que, después de dos horas largas en bicicleta y ya con el culillo fino, te da ganas de besar (con todos los morros habría besado el suelo, pero no sería muy normal ver a un tío pegando sus labios al asfalto, por el que han pasado tantos y tantos coches a lo largo de años).


Ver mapa más grande

Ni siquiera tenía un equipo, más bien mi gorra - ¿conoces la expresión "sudar la camiseta" ? Bueno, pues eso también, pero lo que quiero decir es que he sudado la gorra lo que no está escrito (normal, ¿a quién se le ocurre salir en bicleta a las cuatro de la tarde? , ¡al menda lerenda!) - y una mochila, al igual que Labordeta, ese señor con bigote que pasaba por todos los pueblos de España. Por el camino se han cruzado conmigo unos cuantos policías, la Guardia Civil escoltando a un montón de motoristas y varios bichos que han hecho su agosto - menudo susto, cuando, por un camino de cabras, un bicho se ha posado sobre uno de mis pies, en el momento en el que andaba pedaleando en plan Verano azul -.

Al final, aunque sin Arenales ni nada de nada, ha merecido la pena bajarse de la bici, pasear por la playa con unas pintas de guiri que no veas - rubio y ojos claros, tú me dirás -, sentarme sobre la arena, darme un "bañico" - como dirían en mi ex casa, Murcia - e ir, ya con menos prisas, hacia la estación de autobuses - ¿creías que me iba a pegar la pasá de pedalear otra vez? No, hombre, que estaba oscuro y ya tenía los pulmones como si los estuviese probando por primera vez -.

Por cierto, en Santa Pola están construyendo la nueva estación de autobuses y ahora hay dos paradas desde las que salen buses en dos direcciones, es decir, en dirección a Murcia y en dirección hacia Alicante - oiga usted, ¡vaya complicación! -.

En fin, que no me veo mañana pedaleando, más bien en el Hospital, puesto que, al ser tan blanco de piel, ¡es posible que haya "pillado" más sol del que puedo! Igual dentro de poco me dan la nacionalidad inglesa, polaca o una que encaje conmigo ;)

0 comentarios:

-->