"Siempre, cuando dejas la pluma, te das cuenta de cosas que no querías ver" (Saray Pavón Márquez)



Te miraba y soñaba.
Sobre tus párpados
pesaban las verdades
como dos pupilas hambrientas
de luz y vida.

Sin embargo,
tú ya habías elegido
perderte en la sombra
de mis días,
sin llegar a regalarme los poemas
que quise escribirte.

Me ocultaba en los versos
de recuerdos
que nunca tuvimos
y todo se escribía sin tinta
en la página uno.

Autor: Juan Díaz Sánchez.

1 comentarios :

Me gusta el poema, quizás sobre todo el principio. Lo que dices y cómo lo dices. A este ritmo te fichan los del cangrejo :)

Un beso muy fuerte!

Reply