Genio y loco, dos términos que suelen casar bien siempre; son los calificativos que pasan por mi cabeza al pensar en la poesía de Leopoldo María Panero, y no es para menos. Ha pasado gran parte de su vida en un psiquiátrico, internado voluntariamente – aunque, en el documental que veréis a continuación, le echa la culpa a su madre -.

Buscando por YouTube, topé con esta obra de arte - ¿o no lo es? -, en la se puede observar a Enrique Bunbury y Carlos Ann junto al poeta y en la cual queda bien reflejado que, pese a toda falta de cordura, el poeta siempre sale a la luz, de una manera u otra.






Post a Comment: