Home » » ¿Periodista mentiroso? ¡Y una mierda!

¿Periodista mentiroso? ¡Y una mierda!

Hace muchos años, cuando no tenía uso de razón, pasaba largas horas escuchando radio. Lo hacía, simplemente, porque me gustaba la música comercial y por haber adquirido un aparato viejo de mi padre. Por aquel momento, era bonito no pararme a pensar qué estaban diciendo aquellos locutores que desempeñaban su trabajo sin que yo tuviese idea de que eso era un oficio. Creo que cuando somos niños vivimos mejor al no caer en ciertos detalles.


Mi vida nunca ha sido un camino de rosas y muy posiblemente se deba a que, hasta hace unos años, no me impuse frente a ciertos aspectos, por lo que siempre he considerado que tenía un problema de comunicación muy importante - que a día de hoy está desapareciendo -. Sin embargo, mucho tiempo después, al llegar a la pubertad, tuve que empezar a pisar el suelo firmemente, con rabia y decidido.
Aunque sea algo complejo de entender - al menos bajo mi punto de vista - sé que por esas dos épocas, mi niñez y la pubertad, decidí comenzar la carrera de periodismo.

Hoy, tras más de 15 años - con sólo 24 que tengo - he empezado a observar esta profesión con la mirada crítica que desde un principio debí tener, y es duro pensar que esta futura profesión, que como pilar base lleva el término de "comunicación, esté tan sesgada por culpa de unos pocos que dan a entender que el periodismo es mover los hilos de unas marionetas que en realidad son personas. Tras cinco años - uno extra que estoy echándole - me resulta terriblemente duro tener que encajar ese golpe y muy posiblemente no sea valiente para renunciar a un puesto - aunque te dije que sí lo sería - si un día me encuentro ante una tesitura que me obligue a dejarlo.

Es, si cabe, mucho más duro ser consciente de que las teorías que nos enseñan en las facultades son olvidadas al salir a la calle - me aferré lo más posible a ellas cuando hice prácticas -, pero la verdad es la de que las empresas - como bien me dijiste - son las que marcan los límites en esta profesión que, según comentan, es apasionante. Mucho más terrible pienso que es olvidar la ética en una sociedad que está hambrienta de ella, en la que todo el mundo se queja, pero en la cual nadie hace gran cosa por resolverlo. Quizás unos pocos, aquellos que pierden los estribos y se desviven para que de una vez por todas se haga un periodismo limpio pero, dime una cosa, ¿dónde están esas personas? No conozco ningún medio en el que se practique tal cosa y no hay nada más que partidismo y dinero fácil que muchos están dispuestos a recibir al vender a la audiencia cuál es el color de las bragas de su madre. 

Amigo Arol. Eres uno de esos valientes que digo que faltan y me parece bonito que, a tus 30 años, hayas decidido no seguir aquí o allá por tus principios. Te lo digo de corazón. Ojalá hubiese más personas como tú. Ya me gustaría que las nuevas tecnologías, esos nuevos espacios que dices que están surgiendo y que tú y yo conocemos bien - ya que nos pasamos la vida muy conectados - le ganasen la partida a este periodismo de pan y circo que se remonta a tiempos - si no me equivoco - en los que surgió un "Nuevo periodismo" que hoy está siendo aceptado egoístamente. Gracias por tus palabras de ánimo. Me llegan con fuerza en estos - espero - últimos meses de carrera.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿como puede un periodista escribir sin tener ni media idea de lo que escribe? ¿no es preciso que estudie un área determinada para hablar de ella? luego ¿no es razonable que en vez de haber periodistas, las diferentes publicaciones se nutrieran de los escritos de los diferentes especialistas en cada tema a tratar?...

schnaider

J.D.Sánchez dijo...

El periodista tiene el defecto de saber de todo y nada a la misma vez, pero eso no quiere decir que no pueda hacer bien su trabajo. De hecho, hay periodistas realmente buenos - Enrique Meneses, por ejemplo, el cual tiene blo -. En principio, no hay nada o nadie que impida ejercer un periodismo puro..., aunque otra aspecto muy distinto es qué política siga una empresa en cuestión...

Respecto a estar especializado o no, te respondo que el periodista siempre tiende a saber de una materia muy concreta. En mi caso, sé mucho sobre José Ángel Valente - un poeta - o de podcasting - como la radio pero en la Red -. Lo que está claro es que no hay nadie que domine todas las materias habidas y por haber, es imposible, y por eso muchas veces se cometen grandes errores. ¿Conoces a Oriana Fallaci? Se pasaba meses y meses informándose sobre la vida de un futuro entrevistado, por lo que era/es considerada una muy buena periodista. Ahora, por culpa del periodismo de masas, es muy complicado hacer con calma el trabajo y no cometer un error - pero, ojo, hay periodistas, como te he dicho antes, que no se suelen equivocar -.

Guste o no, el periodismo es una profesión más. Por cierto, es realmente apasionante.

A ver si de una vez por todas dejan de llamarnos "periodistas mentirosos", ya que mentira es que se diga eso de todos los comunicaores...

Saludos!

Francisco J. Moreno dijo...

Los periodistas no son especialistas en un área determinada, sino expertos en el arte de aprender y de comunicar lo aprendido. Un periodista no sabrá mucho de física o economía, pero sin duda habrá de saber cómo obtener la información que necesita y cómo transmitirla para que sea entendida, al momento, por cualquier persona. Así es como veo yo la función del periodista.

Y claro, hay malos periodistas como hay malos panaderos, solo que a los periodistas, por definición, son más visibles.

-->