Home » » Va por vosotros

Va por vosotros

A veces llegamos. Alcanzamos objetivos y hay gente que sabe valorar nuestro esfuerzo. Es el poder de los sentimientos, de las palabras o de este medio que se parece a la radio y que, por desgracia, en realidad no lo es.
Muchas veces me cuestiono qué hago aquí, frente a este micro, y sabiendo que no voy a conquistar a grandes multitudes. Sin embargo, siempre hay algo que me convence y hace que siga, semana tras semana, ofreciéndoos programas con los que pretendo que, de una manera u otra, quede el tiempo atrás y también todos vuestros problemas al margen.

Cada vez más, me llega vuestro calor. Veo que hay gente que me anima a seguir haciendo podcasts, que retwittea mis programas, que dice sentirse identificada con algunas historias que aquí aparecen…Estos son los motivos que me incitan a seguir grabando y por los que merece la pena mantener abierta la puerta de este café nocturno.

¿Qué importa el número de descargas? ¿Qué más me da el número de listeners? ¿Qué pasa si no recibo audiocorreos? Sinceramente, me da igual. Llega un momento en el que una persona empieza a valorar otras cosas, quizás por eso de que se hace mayor, y comprende cuál ha de ser su papel en la vida.

No soy el típico podcaster y no me importa no serlo. Me importan vuestros ánimos, valoro vuestras escuchas, aprecio el interés que depositáis en mí, sin conocer apenas a este tío que, todas las semanas – o cuando puede –, se preocupa en publicar un nuevo programa de Café y noche. Realmente, es lo único que hace que no abandone este barco de sueños y poemas.

Este editorial – lo es, pues el género es independiente del medio – nace con motivo de un mensaje que he recibido y en el cual alguien – no puedo decir el nombre, ya que era un mensaje de tipo privado – me felicitaba por un texto con el que comencé Café y noche 40 -. Decía haber sentido que lo había escrito él, y es bonito que te digan algo así, pues significa que algo, a lo que le has puesto corazón, tiene sentido.

Está bien, no me encuentro en una radio, pero como si lo fuese. Si algo tienen en común ambos medios, es la participación y el poder sugestivo de las palabras. Se parecen en la posibilidad de transportar ilusiones, ideas, proyectos, informaciones, opiniones…a personas que están deseando recibirlas, y es realmente genial el feedback que se produce entre éstas y los autores de los programas.

Si no fuera por todo esto, hoy no existiría Café y noche. Aún recuerdo una encuesta de un extinto blog, en la que preguntaba a la gente si debía hacer o no este podcast. Hoy, después de casi dos años, no me arrepiento lo más mínimo de dedicaros mi tiempo y de ir construyendo, entre todos, este espacio que es también vuestro, Café y noche.


Gracias a las personas que me animáis a hacer posible este programa.

0 comentarios:

-->