Escuchando Chopin, la vida parece sonreír a quien no lo hace. Creo haberlo dicho alguna vez, me gusta este pianista. Con él sucede que, cuando piensas que la melodía va a llegar al final, una nota se rebela contra toda la obra y la convierte en algo grandioso.

Sorprende realmente. Sus obras están llenas de una magia que es capaz de impregnar de calma una habitación en la que, por circunstancias de la vida, no parece que la haya. Sus composiciones despiertan sensaciones antes inimaginables: alegría, nostalgia, fascinación…

Creo que el verdadero valor de un artista – sea quien sea – es conseguir que, quien le escucha – que no es lo mismo que oír – se sienta completamente identificado con su forma de expresar. Chopin, sin duda alguna, logra con creces despertar esos sentimientos, los cuales parecen a veces dormidos, en quienes se zambullen en su música.

¿Qué mayor satisfacción existe para un artista que la de obtener el deleite de aquellos que le escuchan? No creo que haya otra mejor que esa, más si, el que escribe esto, ha pasado muchos años cantando en una coral.

Paso de una música a otra como de la noche al día, pero en cada una encuentro algo que me fascina. Concretamente, me gusta el equilibrio que se produce entre una palabra y otra dentro de una estrofa, entre ciertas notas en obras de reputados artistas, aunque también valoro mucho la capacidad de cambiar la el ritmo de una obra sin que, por ello, llegue a afectar al conjunto de la misma.

Famosos son los Nocturnos de Chopin, cada uno con un tinte particular que los hace únicos. Te invito a escuchar a uno de los más grandes pianistas de la historia. Si no lo conoces, no sé a qué esperas…

1 comentarios :

Maldito seas (it´s brome) ahora voy a tener que escuchar a Chopin.

No me basta con todos los grupos que me pasan para escuchar, ahora tengo que añadir música clásica.

HE de reconocer que las pocas veces que he escuchado fragmentos me han gustado y relajado.

Yo prefiero el blues y el Jazz instrumental en temas de relax, además me inspiran más ánimo que la música clásica. Esta úlyima me entristece un poco más, por lo que si mi estado de ánimo está un poco decaido nunca pongo clásica :)

Saludos Gorgonitas.

Reply