El periódico digital “Factual” cambia de dirección y reestructura su plantilla de trabajadores. A tan sólo dos meses de su nacimiento, todo indica que los cambios que se han producido son debidos a intereses políticos. Cristina Fallaras, subdirectora de este medio, comenta en su blog personal que los financiadores del diario querían “un periódico groseramente de derechas”.

La directiva del periódico, liderada por Arcadi Espada, periodista de El Mundo, ha tenido que enfrentarse a una situación de renuncia. Según dice Fallaras, “el director de la compañía está muy contento de cómo ha salido todo”. No obstante, la realidad es que más de cincuenta periodistas se encuentran ya en la calle.



Arcadi Espada asegura, en una entrevista concedida a Periodista Digital, que Factual pretendía ofrecer otra forma de leer periódicos digitales y además se muestra firme cuando indica que ningún diario online ha encontrado su propio lenguaje. Sin embargo, la historia del periódico a su cargo ha sido breve, ya que, como él mismo señala, “el recorte que pretende aplicar la empresa al presupuesto de funcionamiento y sus discrepancias con el modelo y la orientación del periódico” no han permitido que el diario digital tenga más tiempo para poner los ases sobre la mesa.

“El periodismo no se vende, el periodismo se compra”
fue el título que Factual le dio a un viral con el que pretendía que los lectores se animasen a leerlo; un gancho que, pese a estar bien conseguido, no ha sido suficiente para que el equipo de Arcadi Espada demuestre hacia dónde iba a dirigirse el periódico.

Personalmente, pienso que el carácter vertical de la plantilla principal de Factual supondría una merma a la hora de valorar la “modernidad” del mismo. Atino o no de Arcadi Espada, Juan Varela cuenta en su blog que el ex director quiso trasladar algunos aciertos del periodismo impreso al digital: “El diario hereda los ritmos y los formatos del papel. Espada siempre reivindicó ese poder de la maqueta para retratar el mundo. Por eso las páginas de Factual se pasan en horizontal, instauraron un cierre para su edición en la era de la información en tiempo real y su proclama de que el periodismo no se vende, pero se compra, intentaba dar valor a la marca reconstruyendo el viejo contrato con los lectores”.

Sea como sea, Factual – comparado hoy por algunos con el extinto Soitu – ha sido una víctima más de un sistema que, desgraciadamente, está por encima del valor fundamental del periodismo, el de informar. Esperemos no vernos entre la Arcadi Espada y la pared en próximos años. Malos tiempos para el periodismo, compañeros.

1 comentarios :

Copio y pego lo qu eya puse en una entrada similar, ya que lo leido me induce al mismo pensamiento.

Ya lo dijo Rosa María Calaf en una conferencia en mi Universidad.

Los directores de los periodicos, los que ganan dinero con las publicaciones ya no son periodistas, tan solo son empresarios, por lo que la ética periodística se la pasan por donde ellos mejor saben.

Es una pena que con el decurrir de los años esto se agrave aun más.

Esperemos que las futuras generaciones de periodistas pongan remdio a esto (o al menos que tengan la oportunidad de hacerlo).

Buen post caballero.


Saludos Gorgonitas.

Reply