Llevo más de dos años usando Twitter. Lo descubrí gracias a José Manuel Noguera y no he podido despegarme de esta herramienta desde entonces. Ha llegado a convertirse en un vicio, en un diario, en un medio a través del cual expresar mis emociones de forma directa y es un buen lugar en el que publicar comentarios de forma clara y precisa.

No soy de jugar con dobles sentidos en un sitio como Twitter. De hecho, han llegado a regañarme por decir las cosas sin andarme con muchos rodeos. Es más, muchas veces me cabreo con alguna gente que deja de seguirme, puesto que no comprendo el uso que le da a su cuenta.

Algunos, del día a la mañana, dejan de seguir a mil para quedarse tan sólo con noventa. Yo soy de los que piensan que Twitter no debería funcionar así, puesto que se supone que es una herramienta que está abierta a la comunicación. Bajo mi punto de vista, no sólo se ha de seguir a quien te guste cómo escriba, también a aquellos que ofrezcan información que pueda resultar útil.



En ciertas ocasiones, Twitter me ha acercado a algunas fuentes de las que necesitaba cierta información, como para mi fin de carrera sobre el podcasting, y me ha fascinado siempre por su carácter de inmediatez.

¿Cómo hay que usar Twitter? Según Rafa Osuna, como te salga de los cojones - palabras textuales -, pero yo creo que es interesante pararse a pensar qué se le va a ofrecer a los followers:

- ¿Información personal? / Sí, pero sin excederse.
- ¿Noticias curiosas? / Sí, pero sin pasarse demasiado.
- ¿Tweets originales? / No están de más de vez en cuando.
- Y, sobre todo, mucha interacción.

Pese a todo el rollo que he soltado, quiero señalar que no soy un experto en el tema. En mi opinión, Twitter tiene tantos usos que es imposible llegar a convertirse en un profesional. Sin embargo, según el uso que se le dé, una persona puede llegar a ser admirada por otros, aunque también odiada por muchas personas.

Desde que la uso, he comprendido que cada día puede haber algo nuevo en esta herramienta y, la verdad, nunca deja de sorprenderme. Por tanto, si no la has utilizado nunca, te animo a que lo hagas y aprendas a sacarle provecho a una comunicación nunca antes imaginada.

Yo soy @jdesanchez, ¿y tú?

Post a Comment: