He comprado el periódico “El Mundo” esta mañana y apenas lo he leído – estoy esperando el momento del café -. Sin embargo, pese a no haber hecho una lectura crítica ( que para eso voy para periodista ) me he fijado en algo en lo que muchos coincidimos y que no es otra cosa que en el diseño similar entre EL PAÍS – periódico que sigo – y EL MUNDO – periódico que ojeo -.

¿Coincidencias? Sí, las hay. No vayamos a rasgarnos las vestiduras por ello. Hace unos meses – no sé si un año ya – EL PAÍS decidió cambiar el diseño de su edición impresa y a partir de ese momento nos vendió un producto que olía – y sigue desprendiendo ese aroma – a nuevo. 30 años de periódico ya eran como para cambiarle la “ropa” y darle un aspecto más mejorado.
Este domingo le tocó el turno a EL MUNDO y el resultado, aunque sorprendió a algunos – no sé muy bien los motivos -, ha supuesto un chasco para otros o un – como es mi caso - “ya lo sabía”.

Además, este periódico, que ha cumplido 20 años – cuatro menos que yo, por cierto – tiene una edición digital más “limpia” – como dice Rosa -, ha apostado por la verticalidad de los blogs, pero se ha dejado en el camino algo muy importante: La sección de COMENTARIOS de sus lectores – apúntate una Arolasecas ;) - Esto último es, sin duda, un gravísimo error. ¿Por qué no los hay? ¿Por prisas? No sé la respuesta, la verdad, pero lo que tengo muy claro es que el concepto de la Web 2.0 es un paso muy grande para obtener una gran venta de ejemplares. ¿Por qué motivo? Porque la red es un espacio abierto a la conversación y el no respetar sus normas supone el descontento de muchos y la consecuente pérdida de valor del medio en cuestión - aunque sólo seamos unos "pocos" -. 

¿Cuándo vamos a aprender eso de que “el cliente siempre lleva la razón"? - No pretendo ser soberbio, eh – Sucede que estoy cansado de ver cómo los medios evolucionan paulatinamente por eso de “no perder su identidad”.

En fin, que para que veáis lo que os digo, cuelgo aquí unas imágenes de la “nueva edición impresa” de EL MUNDO y ya opináis vosotros mismos. Por cierto, las he obtenido gracias a un pedazo de periodista, Javier J. Barrerajuanlarzabal en Twitter –.




2 comentarios

De manera sorprendente debo decir que uno de los diarios más avanzados en en análisis y comprensión del lector que he visto en mi vida no es ni europeo ni estadounidense, sino argentino y la visión que ahora coloca como novedad el mundo este medio la ha implementado hace varios años.

El diario de papel va camino al fracaso más allá de lo hermoso que resulte tomar el papel, sentir el olor de la tinta y analizar detenidamente la ubicación y los espacios dados a cada noticia y la relación de la publicidad con el resto de la publicación. Y excepto países como China, en la mayoría de las ciudades las ediciones impresas bajan notablemente en comparación con las ediciones digitales.

Volviendo al ejemplo de Clarín, luego de varias reuniones y meses de análisis en las que participaban importantes analistas de medios y comunicadores "estrella" a nivel mundial se llegó a la drástica conclusión de que el lector de diarios lee cada vez menos, es cada vez más visual y es de allí el resultado de lo que explica Pedrojota "prohibición de manchas de textos". Aun cuando dura la conclusión es que un lector debe informarse casi sin leer y eso es lo que intenta verse en El Mundo y en El País, pero pese a ello aun falta tela por cortar o diario por diagramar.

La falta de una sección de comentarios u opinión no es por hacer las cosas apresuradas porque han trabajado en esto meses. Tampoco creo que haya un error, sino hay una intención que, obviamente le jugará en contra pues el ingreso cautivo del lector que ha opinado le restará visitas a su site además de ir en contra de la tendencia 2.0

Habrá mucho más por hablar y de manera más ordenada y atinada de lo que puedo hacerlo yo.

Saludos cordiales

Reply

Totalmente de acuerdo, en el periodismo hay que ir más allá de las propias fronteras en las que vivimos y ya no sólo a la hora de escribir sobre un tema, sino cuando se trata de conocer otros periódicos "hermanos". Además, desde luego que Clarín es todo un ejemplo de periódico que abre las puertas a aquel que desee participar en el trabajo del mismo.

En cuanto al contacto físico, deja que te ponga una cita de un amigo que se llama Álex y que conoce muy bien esto del periodismo - no es porque sea colega, pero será un magnífico profesional de la comunicación dentro de unos años - Dice, refiriéndose a una publicación propia y un tanto clandestina, que "no es lo mismo leer algo en la pantalla del ordenador. Hace tiempo leí que la comida hay que disfrutarla con los cinco sentidos: saborearla, olerla, verla, escucharla y, a ser posible, también tocarla. No me imagino a alguien metiéndose el periódico en la boca, pero la tinta y el papel tienen su olor característico, sus crujidos al doblarlo para que sea más fácil de manejar y también su tacto, semejante al de una espalda desnuda". Sería una pena que todo esto que comenta mi amigo, y en lo que seguramente coincidimos tú y yo, se perdiese por no haber querido observar hacia qué lugar se dirigía el periodismo, ¿no crees?

Cierto. Hace un año fui a una conferencia en la que Adriano Morán - el hasta ahora director de la sección de vídeos del periódico ADN - y Sergio Martínez Mahugo - profesor y autor de egaleradas.com - coincidían en que la red es ya audiovisual y las ediciones impresas, desgraciadamente, estaban condenadas a cambiar o morir. No había medias tintas para ellas. Pero, una cosa, si el lector ya está empezando a informarse casi sin leer, ¿qué será del periodismo tradicional dentro de unos años? Por una parte, miedo me da, aunque, por otra, estoy deseando saberlo :)

Un saludo y gracias por comentar, Arol ;)

Reply