Alejandro López Garrido es uno de los estudiantes modelo de tercero de periodismo de la Universidad Católica de Murcia. Con tan sólo 21 años apunta buenas maneras para desempeñar un futuro que parece presentársele como “prometedor” en el mundo del periodismo. Además, está lleno de ilusión y proyectos como “Monzogo”, una publicación clandestina que ya va por el tercer número.

  • ¿Qué es Monzogo?

    Yo no lo clasificaría como un periódico ni como una revista, quizá un híbrido de ambos, pero tampoco… Más bien podría decirse que es un engendro amorfo que recoge fragmentos de distintos formatos y estilos; un “Monstruo de Frankenstein” compuesto por extremidades ajenas que acaba de exhalar su primera bocanada de aliento y, aún con las costuras frescas, pretende dar sus primeros pasos. La chispa que le dio la vida fue la necesidad de comunicarse.

    ¿Cuál es la idea principal de este híbrido?

    La idea es ejercer de intermediario entre la opinión pública y la sociedad rescatando de Internet artículos, comentarios, noticias y opiniones escritos por el ciudadano. Es decir, trasladar el soporte Web y poco accesible para muchos a otro más tradicional: el papel, con la idea de reducir la escabrosa brecha digital, que actualmente roba a la posibilidad de expresarse con contundencia y que el mensaje alcance la cobertura que se merece.

    ¿Por qué buscas esa mezcla tan particular entre medio impreso y digital?
    Tengo entendido que el 80% de la población de entre 14 y 25 años aportan contenidos a internet… es curioso. De todas formas (o por lo menos para mí) no es lo mismo leer algo en la pantalla del ordenador. Hace tiempo leí que la comida hay que disfrutarla con los cinco sentidos: saborearla, olerla, verla, escucharla y, a ser posible, también tocarla. No me imagino a alguien metiéndose el periódico en la boca, pero la tinta y el papel tienen su olor característico, sus crujidos al doblarlo para que sea más fácil de manejar y también su tacto, semejante al de una espalda desnuda. ¿Nos quita eso Internet? Yo creo que nos lo cambia por otras cualidades como los enlaces, los videos, etc.

    Entonces, ¿existen sinergias entre ambos soportes?
    Decía Enrique Dans en una conferencia que la información es un árbol que crece, pero cuando la sacas de la red deja de alimentarse y se convierte en un tronco seco, con toda su majestuosidad, pero seco; ya nada puede complementarla. Como puedes ver, yo no comparto esa interpretación, sino no existiría Monzogo. Yo creo que tanto papel como Internet pueden beneficiarse uno del otro. Más que arrancar ese árbol podría decirse que trato de fotografiarlo para mostrárselo a más gente de la que suele frecuentarlo, y así quizá estos nuevos espectadores se decidan a disfrutar de él asistiendo a su presencia.

    ¿Qué objetivo buscas con Monzogo?

    El objetivo es, apelando a la libertad de expresión, dar voz al ciudadano en el sector de la comunicación. Y el fin último, como consecuencia, generar un debate en Internet a través de los blogs que colaboran.

    ¿Qué deseo tienes para Monzogo de cara al futuro?

    Tengo la esperanza de que el monstruo, este engendro amorfo de mirada perdida, adquiera rápido la capacidad para hacer llegar al ciudadano de la mejor forma posible las preocupaciones de sus semejantes, que le entretenga, le informe… Son tantas las expectativas que me sorprendo al ver la chapuza que acabo de crear.

Post a Comment: