Adoro trasnochar. Es más, esto lo escribo de madrugada. Paseo por mi casa, sin zapatos y voy de un lado para otro. Entonces me siento como un fantasma que yerra por la vida sin perseguir nada en concreto, sino que deambula de aquí para allá. 
 
Cuando esto sucede, me siento libre para todo y no necesito nada más que una caja de tabaco y mucho tiempo por delante. Acudo a la terraza, cierro sigilosamente la puerta de esta para no despertar a mi hermana, abro la ventana y prende la vida. Cinco minutos de paz, de reflexiones e imágenes que no se pierden de mi memoria, sino que me hacen valorar la noche del lugar que habito. Cinco minutos para no estar sujeto a nada, sólo a la barandilla de la terraza y al cigarro que me fumo.

Soy consciente de cuánta es la tranquilidad que hay bajo mi cuerpo, a seis pisos por debajo y observo que la calle está brillante, que un poco antes de estar yo en ese lugar han pasado los camiones de la limpieza del ayuntamiento y han pintado la calle de pureza. Han dejado el cuadro perfecto para mí, una noche estrellada de Van Gogh en la que priman las luces de las farolas y los reflejos que depositan estas en el suelo.

Enormemente feliz vuelvo a mi habitación y es justamente allí donde me espera pacientemente el sueño, que me dice que ya es hora, aunque yo le digo que no tengo prisa, que la noche ha de ser testigo de que aún hay seres humanos con infinitas ansias de no dejarse caer por el descanso y que estoy fascinado por la grandiosidad que guarda bajo ese manto negro. Al rato, el descanso viene con mala cara y me amenaza con no volver jamás, así que, no me queda otra que entregarme a sus brazos para que me lleve a un lugar en el que no existo, pero que está lleno de magia.

2 comentarios

... retratas un lugar que también conozco...

Reply

La verdad es que lo que mejor tiene Almería es su noche, lo demás no importa demasiado, aunque sus playas son de admirar.

Siempre me ha gustado asomarme a las tantas de la madrugada a la ventana de mi terraza y observar cómo la calle se ha convertido en un remanso de paz :)

Un saludo y gracias por pasar por aquí.

Reply